Sep
21
2020

Por qué a tu cerebro no le gusta la Agilidad (y tú lo sabes)

Lo has sospechado durante mucho tiempo, pero ya lo sabes, la agilidad tenía algo que no te gustaba y no sabías por qué. Ahora ya lo sabes. Y nos que no te gusta a tí es que no le gusta a tu cerebro y te voy a explicar por qué.

Cerebro

No pasa nada.

No es dramático.

Relájate, pero a tu cerebro no le gusta la Agilidad aunque tu disfrutes mucho con ella.

La razón de que no le guste, es que en verdad a tu cerebro no le gustan los cambios.

La agilidad ya sabes que se basa principalmente en dos aspectos principales como dicen en Scrum: Inspeccionar y Adaptar, vamos el método científico. Vemos que no funciona, preparamos una hipótesis con el por qué e intentamos algo que lo puede corregir, probamos y si funciona a partir de entonces hacemos las cosas así.

Pero a tu cerebro eso no le gusta porque…

 

¿Quieres llevar tus Proyectos a otro nivel?

En tu mano tendrás 15 Lecciones sobre liderazgo, equipo, motivación, planificación, éxito,... extraídas de Juego de Tronos y explicadas de forma sencilla y práctica.
¿Las vas a dejar escapar? ¡Quiero ser el mejor! ¡Quiero ser la mejor!
¡Las quiero!

 

El cambio y tu cerebro no son amigos.


Ante todo no quiero que te sientas mal. El cambio no le gusta ni a tu cerebro ni a mi cerebro ni al de nadie, no es que tú seas alguien especial o especialito, somos todos así.

Ahora puedes pensar que te engaño porque el cerebro para fijar su atención o, dicho de otra forma, para que algo llegue a captar su atención tiene que ser distinto del resto, tiene que contrastar, tiene que ser un cambio con respecto a su entorno.

Y tienes razón esos cambios le encantan para captar su atención, pero lo que te estoy hablando es de la forma en la que trabaja tu cerebro y tu cerebro, mal que te pese, es un buen funcionario. Y cómo a todo buen funcionario no le gusta nada que le cambien los procedimientos por eso se resiste siempre que puede.

Hay un libro genial, que si no has leído todavía ya estás tardando, que se llama Pensar rápido, pensar despacio escrito por Daniel Kahneman donde relata los hallazgos de toda una vida dedicada al estudio del cerebro humano junto a Amos Tversky. Kahneman logró el premio Nobel de Economía en 2002 por sus estudios.

En cuanto al rechazo de nuestro cerebro del cambio nos tenemos que fijar en los sistemas 1 y 2 definidos por Kahneman. Ojo son modelos no necesitariamente existen así, pero si es una forma de entender como funciona nuestro cerebro.

 

Sistema 1 y Sistema 2


El sistema 1 es el automático, el que podríamos denominar inconsciente. Toma las decisiones de forma óptima en muy poco tiempo y con poco consumo de energía (recursos). Por tanto, se encarga de la mayor parte de las acciones que hemos aprendido. O dicho de otra forma, cuando ya hemos aprendido algo con el sistema 2 lo optimizamos tanto que ya se encarga en sistema 1 de realizarlo.

El sistema 2 es el consciente en el que nosotros dirigimos en todo momento qué se hace, donde fijamos nuestra atención allí donde creemos que es más importante, tenemos en cuenta más información para tomar las decisiones. Pero todo esto tiene un coste, invertimos más energía y más tiempo en hacerlo por lo que tratamos de trasladar esta tarea al sistema 1 en cuanto podamos.

Un ejemplo muy gráfico de cómo funcionan estos dos sistemas es el aprendizaje de conducir un vehículo. Comienzas el aprendizaje con el sistema 2 de forma consciente y te cuesta sangre, sudor y lágrimas tener en cuenta todo: el espejo retrovisor, la marcha, el pedal del embrague, el del acelerador, el freno, mirar por el parabrisas… hasta que de tanto ejercitarte el Sistema 1 aprende y toma el control. Ahora eres capaz de conducir durante decenas de kilómetros o cientos sin darte cuenta de qué has estado haciendo. Si alguien te pregunta qué hiciste, no lo recuerdas, funcionabas de forma inconsciente con el Sistema 1. Es un sistema bastante eficiente, pero no perfecto.

 

Volvemos con la agilidad


Piensa ahora cuando ese sistema 1 ha logrado aprender los nuevos procedimientos, las nuevas ceremonias, las nuevas dinámicas y llega el gracioso de turno y nos dice en la retro que lo que hacíamos lo hacíamos mal, que hay que cambiar el procedimiento. Nos dice que todo aquello que habíamos avanzado con el Sistema 1, todo aquello que hacíamos sin pensar ahora lo tenemos que volver a hacer de forma consciente, sufriendo de nuevo, con un nuevo coste.

Claro tu cerebro se revela y dice “no”,“nein”,“pas”,“non”, dice “volvamos a una Scrumfall o lo que quieras que siempre hacía lo mismo y chimpun”.

 

La clave para no apoltronarse


La clave es que la base de la Agilidad es el cambio mismo. La base es que no importa lo que sea que estés haciendo ahora mismo, llámalo como quieras, lo más seguro es que no seguirá siendo válido dentro de 6 meses o 1 año. Tenemos que adaptarnos y más cuando hemos visto nuestra pandemia favorita caernos encima como un jarro de aguafría que a todos nos ha dejado tiritando.

Las claves se resumen en una No apoltronarse o como decía mi abuelo: “al cuerpo hay que darle lo que no quiere”. Yo lo traigo a nuestro cerebro y lo que digo es que tenemos que habituarlo al cambio, ¿Cómo?

Primero haciendo ceremonias de forma persistente donde él mismo espere que después de ellas tendrá que adaptar algo. Si algo tiene este gran amigo nuestro es que su plasticidad le da una capacidad tremenda para adaptarse a cualquier cosa, es decir que es un quejica, pero que va a hacer lo nuevo con soltura.

Segundo es tener claro nosotros nuestro objetivo para no cejar nunca en la adaptación.

Recuerda la gran frase de Darwin Quien sobrevive no es ni el más fuerte ni el más inteligente, sino aquel que mejor se adapta al cambio.

Ahora muévete un poco y dale caña a tu cerebro.

 

Consigue Más de 100 Libros gratis

Suscríbete a nuestro newsletter por email y conseguirás Más de 100 Libros Gratis sobre Gestión de Proyectos, Innovación, Emprendimiento, Empresa, etc. directamente en tu correo


The following two tabs change content below.
Te Ayudo a Dirigir tus Proyectos al Éxito. Sólo puedes ir más rápido, juntos podemos ir más lejos ¿Conectamos?

¿Te ha gustado? Pues sólo cuesta un Comentario. ¡Gracias por adelantado!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No te pierdas nada de lo que publiquemos…

Comparte lo que te gusta…

¡Síguenos en Twitter!



¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.679 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.679 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.679 suscriptores

Leer entrada anterior
Vídeo del Viernes: La diferencia entre aparentar y ser memorable

Quieren nuestra atención, quieren tu atención, quieren que les escuches, que te dejes llevar por lo que te cuentan. Y...

Cerrar