Feb
21
2022

La invención de las patatas chips y la importancia de aprovechar la serendipia

¿Conoces la historia de las patatas chips? Hoy la vamos a ver cómo se crearon y cómo son un ejemplo perfecto de la importancia de saber mirar más allá y de aprovechar la serendipia. ¿Miras en tu proyecto? La invención de las patatas chips y la importancia de…

chips

— Esto es inaceptable, no se pueden comer. Tráiganme otro plato — rugió Vanderbilt.
— Si seeeñor, ahora mismo. — logró tartamudear el camarero con más miedo que ganas.

Cornelius Vanderbilt era un hombre poderoso. Conocido como el comodoro había amasado una gran fortuna a través de los ferrocarriles y del transporte en barco. Una de sus pasiones era la comida y se le consideraba como un buen gourmet. Acostumbrado a exigir, cuando le entregaron la segunda ración de papas las había notado demasiado gruesas, húmedas y sosas. Inaceptables en una palabra.

El miedo del camarero era justificado. Tenían que conseguir que un cliente tan importante se fuera satisfecho de La casa del lago de Cary Moon en el lago Saratoga. Un restaurante para familias adineradas que no podía permitirse que uno de sus mejores clientes saliera criticando la cocina, eso podría ser el fin de su negocio.

Crum la ha deeevueeelto otra vez. Están gordas, sosas y húmedas — escupió el camarero con el miedo todavía en el cuerpo.
— Maldito comodoro. Ahora se va a enterar de lo que son unas buenas papas finas y saladas — gruñó George Crum Speck.

No le gustaba el comodoro desde que le cambió el nombre. Cada noche le decía a los camareros llévaselos a….. y como no recordaba su apellido terminaba diciéndole Crum y desde entonces Crum se le quedó.

Con el cabreo en la cabeza cogió papas nuevas y las cortó tan fino como pudo, casi transparentes, les echó mucha sal y las frió en un aceite bien caliente. Las recogió con cuidado, quitó el exceso de grasa y montó una nueva bandeja que con un brillo en los ojos entregó al camarero diciendo:

— ¿No las quería finas y sabrosas? ¡Ahí las tiene!

El camarero no compartía su convicción, más bien tenía estaba aterrado porque esa venganza del chef le podía costar la reprimenda a él que era el encargado de hacer la entrega. Así que cuando llego a la mesa del comodoro deslizó la bandeja con cuidado, como si fuera un espía entregando un delicado sobre sin que nadie lo notara, y dio un paso atrás susurrando:

— Comodoro Vanderbilt sus patatas señor.

El comodoro miró las patatas con curiosidad y acercó su tenedor para pinchar la primera. No lo logró. Estaban tan fritas que crujían y al pincharlas con el tenedor se partían. Lo intentó con la segunda, la tercera, … y comenzó a mascullar algo a la vez que dejaba el tenedor y cogía una con las manos. Se la comió. El camarero empezó a cerrarlos ojos esperando lo peor. El comodoro cogió otra. Y luego otra.

Crum bautizó a las nuevas papas como “Saratoga chips”, al poco tiempo estaban por toda Nueva Inglaterra.

Habían sido todo un éxito, después de aquella noche del 24 de Agosto de 1853 donde surgieron como venganza para el comodoro.

 

Ver más allá


Ésta es la leyenda, lo que cuenta el saber popular de cómo se inventaron. Por supuesto que habrá algo real tras ello, pero no una historia tan bonita de contar.

La historia más cercana a la realidad es que George Speck tenía una hermana que le ayudaba en la cocina. Un día mientras estaban haciendo patatas cortó una demasiado fina y por accidente cayó al aceite hirviendo y se doró convirtiéndose así en una chip crujiente. La probaron y vieron el potencial que tenía y lo aprovecharon. Desde entonces en las mesas de sus clientes siempre ponían una bandeja de papas chips para que se deleitaran. Después se embolsaron y dieron la vuelta al mundo.

La moraleja de la historia es que hay que saber aprovechar la serendipia, hay que saber aprovechar la casualidad, esos momentos donde sucede algo inesperado, algo que va en contra de lo que habíamos planeado, pero que es susceptible de ser útil o incluso de ser un éxito palmario.

Siempre hay que mirar un poco más allá de donde estás, un poco más del fracaso momentáneo. Plantéate siempre un ¿Qué puedo hacer con lo que tengo? ¿Qué puedo hacer con lo que ahora hay? Pensar o llorar por lo que es y no fue no te a servir de nada.

Ábrete una buena bolsa de patatas chips y deja fluir tu imaginación.

 

Consigue Más de 100 Libros gratis

Suscríbete a nuestro newsletter por email y conseguirás Más de 100 Libros Gratis sobre Gestión de Proyectos, Innovación, Emprendimiento, Empresa, etc. directamente en tu correo


The following two tabs change content below.
Te Ayudo a Dirigir tus Proyectos al Éxito. Sólo puedes ir más rápido, juntos podemos ir más lejos ¿Conectamos?

1 Comentario+ Escribir Comentario

¿Te ha gustado? Pues sólo cuesta un Comentario. ¡Gracias por adelantado!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No te pierdas nada de lo que publiquemos…

Comparte lo que te gusta…

¡Síguenos en Twitter!



¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.626 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.626 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.626 suscriptores