Jun
8
2020

Los 3 “No usos” de la PALABRA para que la audiencia preste atención a tu presentación (y III): ¡Sé diferente!

Finalizamos con este artículo la serie sobre los 3 “No usos” de la palabra que debes evitar para que tu audiencia preste atención a tu presentación. Como ese muñeco que ves en la imagen que se tapa los ojos, vamos a ver cómo debes pintar tus palabras en tu presentación para llevarla al siguiente nivel. ¡No te lo pierdas!

no ver no oir no hablar

 

3
No uses sólo palabras


Esta lección es la más breve de las tres. Te la voy a dar en una única frase:

Sé diferente, capta la atención


Pulsa aquí para tuitear la frase

Ya está, fin, no tienes que seguir leyendo. ¿Que no es tan fácil? ¿que es difícil?

No es tan difícil, pero si que requiere práctica, dediquemos entonces a encontrar la forma de practicarlo.

Como te comentaba en la primera lección de esta serie tenemos que usar pocas palabras en nuestras diapositivas, eso ya es una diferenciación importante. En la segunda te comentaba usar un tono que fuera atractivo, cambiante, para mantener a la audiencia enganchada, pero… ¿entonces como capto la atención además de con todo esto?

Queda mucho margen para explorar y casi todo son cosas sencillas. No necesariamente una presentación hecha con una suite de diseño gráfico resulta ser la más diferente y más atractiva. Las herramientas, herramientas son y nos ayudan a plasmar nuestras ideas. Nuestras ideas son las importantes y son las que deben consumir nuestro tiempo para desarrollarlas al máximo y que estén perfectas.

Una presentación puede quedar perfecta con los dibujos de una diseñadora o ilustradora mundialmente reconocida o puede tener incluso más éxito con los dibujos hechos por tus hijos. El secreto es captar el interés del público y dependiendo de lo que hagamos, nuestra idea, la historia que contemos les puede enganchar más.

¿Quieres llevar tus Proyectos a otro nivel?

En tu mano tendrás 15 Lecciones sobre liderazgo, equipo, motivación, planificación, éxito,... extraídas de Juego de Tronos y explicadas de forma sencilla y práctica.
¿Las vas a dejar escapar? ¡Quiero ser el mejor! ¡Quiero ser la mejor!
¡Las quiero!

 

El principio es importante


Es el momento de arrancar y este punto es muy importante, incluso clave. La audiencia te ha concedido el préstamo a corto plazo de 2, 3 o 5 minutos de su preciosa atención y debes ser capaz de rentabilizarlos y convertirlos en atención para el resto de tu charla.

Hay gente que comienza contando una breve historia, es decir una historia dentro de la historia. Esto funciona muy bien. Es tipo monólogo donde cuentas una historia atractiva, que tenga gancho para captar a tu audiencia. Funciona mejor si utilizas una historia que claramente no tiene nada que ver con lo que vas a contar, ya que la audiencia empieza a pensar ¿qué tiene que ver con la charla? y el giro final donde muestras cual es el enganche puede ser un efecto perfecto para hacerte con ellos hasta el final.

Merece la pena elegir esa historia con mimo y, recuerda, que no debe ser excesivamente larga, es el comienzo, ni excesivamente recargada, la gente debe entenderla bien.

Otra forma de historia que funcionan bien, son las historias de uno mismo, algo que te haya pasado en persona. Somos seres humano y cotillas por naturaleza. Una historia que ataña a alguien que conozcamos, aunque sea a un ponente al que acabamos de conocer nos atraerá más que si fuera de alguien al que desconocemos totalmente.

Otro efecto que suele funcionar cuando tu charla forma parte de una conferencia o de un conjunto de charlas, es hacer referencia a alguna de las historias contadas por los demás e, incluso, relacionándolas entre ellas.

Este efecto se usa mucho por los monologistas, haciendo referencias a su propio guión en la parte final, aquí te funciona relacionando con el resto. Si lo haces sobre las charlas que más éxito han tenido ese día también te asegurarás de que la gente la conozca y la entienda mejor. Siempre ten en cuenta que si el detalle es muy sencillo o que difícilmente la mayoría de la gente lo haya podido observar, no lo cuentes porque será dudoso el efecto que puede surtir entre ellos.

 

Mueve a la audiencia


Una alternativa para conseguir que tu audiencia te escuche es hacer que se muevan. Recuerdo en una charla que di hace unos años que me tocó impartir una de las últimas ponencias del día. Eran ya cerca de las siete de la tarde y llevábamos en el congreso desde las ocho de la mañana, el día se estaba haciendo muy largo.

Cuando salí al escenario lo primero que hice fue pedir a todos que se pusieran de pié y dieran un fuerte aplauso como agradecimiento a la organización y a los voluntarios por el magnífico trabajo que estaban realizando para hacer posible el congreso. Esto consiguió activar al público, despertarlos de ese estado catatónico en el que estaban y ganarme dos minutos más de atención que tuve que aprovechar con una buena historia (bueno con varias en verdad) para ganarlos para mi charla.

En las tuyas puedes hacerlo de la misma manera. Puedes pedir que aplaudan, puedes pedirles que cierren los ojos, que piensen en algo o aquello que se te ocurra, menos dormir una siesta. Lo importante es romper la monotonía, hacerles que salgan del letargo, que vean y sientan que no es la misma charla que las demás, que ésta es diferente y que merece la pena que presten atención.

 

Buscando inspiración


Hay muchas formas de ser diferentes, de captar la atención siendo elegante y ganándote al público. Cuando nos enfrentamos al lienzo en blando de nuestra presentación estamos anclados y no se nos ocurre ninguna forma imaginativa. Para encontrar esa inspiración que a veces parece resistirsete, lo mejor es que veas presentaciones, que veas charlas y aprendas de otros ponentes. Cada uno tenemos nuestro estilo, nuestra forma de dialogar con el público, nuestra forma de traerlos a nuestro terreno. Puedes aprender de los demás y luego ajustarlo a tu forma de hacer las cosas, a lograr que sea tuyo.

Inspirar no es copiar únicamente, realmente no es copiar. Inspirar es tomar la idea y transformarla en algo tuyo, en parte de ti.

No olvides la importancia de hablar, pero, sobre todo, la importancia de que quieran ESCUCHARTE.

Para eso ya te he contando que no uses tantas palabras, no uses las palabras de forma monótona y uses las palabras de forma diferente, distinta, chispeante, atractiva, atrayente,…

Sé el agujero negro que atrae a tu audiencia y no la deja escapar. Porque estamos aquí para conquistar a nuestra audiencia, no lo olvides.


Otros artículos de esta Serie

Puedes consultar el resto de los artículos de esta serie que también te pueden interesar.

 

Consigue Más de 100 Libros gratis

Suscríbete a nuestro newsletter por email y conseguirás Más de 100 Libros Gratis sobre Gestión de Proyectos, Innovación, Emprendimiento, Empresa, etc. directamente en tu correo


The following two tabs change content below.
Te Ayudo a Dirigir tus Proyectos al Éxito. Sólo puedes ir más rápido, juntos podemos ir más lejos ¿Conectamos?

1 Comentario+ Escribir Comentario

¿Te ha gustado? Pues sólo cuesta un Comentario. ¡Gracias por adelantado!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No te pierdas nada de lo que publiquemos…

Comparte lo que te gusta…

¡Síguenos en Twitter!



¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.612 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.612 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.612 suscriptores

Leer entrada anterior
dibujo
Vídeo del viernes: La importancia de los dibujos y, sobre todo, de la MOTIVACIÓN

Hemos comentado algunas veces la importancia del visual thinking y en la charla de hoy Rafael Vivas da un buen...

Cerrar