Jun
20
2019

El Haiku: No hay obstáculos imposibles; solo voluntades fuertes y débiles (Verne)

A lo largo de nuestra era aparecen personajes históricos que son capaces de anticiparse a los acontecimientos que tendrán lugar en el futuro. Hombres de letras, de ciencia o de tecnología que, gracias a saber analizar correctamente su entorno, saben interpretar la dirección del mundo. En este grupo de visionarios entrarían muchos nombres propios, tales como Leonardo da Vinci, H.G. Wells, Marie Curie o Albert Einstein. Pero hoy queremos focalizarnos en un autor concreto, un hombre que ha acompañado y cautivado a miles de personas con su prosa; millones. Hablamos de Julio Verne, autor francés maestro de la literatura de aventuras, que hizo soñar a toda una generación con una inventiva que se salía de todos los esquemas existentes.

Debemos contextualizar primero cuál fue su realidad histórica. Su etapa más brillante tiene lugar en la segunda mitad del siglo XIX, un contexto donde el positivismo científico se encontraba en apogeo. La ciencia es el estandarte de una generación que borra la palabra imposible de su diccionario. El saber y el conocimiento se convierten en elementos ineludibles de toda creación imaginaria. Parece que el hombre no tiene ningún tipo de freno a la hora de poner límites a su ambición como especie.

Julio Verne fue una persona avanzada a su tiempo, un positivista innato que nos dejó muchas reflexiones para el recuerdo. Capitaliza como nadie este espíritu vitalista y lo dibuja en sus obras. Como tantos otros escritores supo imaginar la fórmula del éxito y plasmó como nadie la Francia de finales del siglo XIX, con su lujo, su glamour, sus populares casinos, su arte innato y su opulencia. Una esencia que se está perdiendo con la evolución de las nuevas tecnologías: galerías de arte digitales, crecimiento del casino online, una globalización que todo lo homogeneiza, y una evolución diametral del modelo de ciudad en relación a etapas pretéritas. Verne construye un mundo idílico, y llena diversas ramas del saber con su conocimiento. Su rutina a la hora de escribir un nuevo libro implica pasarse muchísimas horas en la biblioteca. Por ejemplo, si una obra estará enmarcada dentro del ámbito del saber de la geografía, Verne pasa muchas horas investigando e indagando al respecto.

Esto tiene una incidencia directa en la ficción, ya que luego resulta absolutamente verosímil. Por ejemplo, Verne aplica los conocimientos subacuáticos que existían a finales del siglo XIX para escribir 20.000 leguas de viaje submarino. Cuando describe el subsuelo marino, parece que realice una descripción de lo que está viendo. Rompe la barrera de su imaginación para plasmar una realidad que se convierte casi en tangible. También sucede lo mismo cuando justifica la existencia del Nautilus. El submarino del Capitán Nemo presenta una mecánica que cuando es descrita por el autor parece totalmente traspasable al mundo real. Y si esta descripción minuciosa se aplica en el contexto marino, también lo hace en el mundo espacial. En la majestuosa obra De la Tierra a la Luna, el francés plantea las bases de la exploración espacial un siglo antes de que la NASA ponga el pie sobre la superficie lunar. Y no utiliza un cohete para hacerlo posible, sino que utiliza un cañón gigante que propulsa a los precarios astronautas hacia la órbita lunar.

Esta capacidad de invención rompe la barrera entre ciencia y visión. Verne es un visionario, pero también es un estudioso del conocimiento de su contexto, y ambos conceptos se entrelazan para dar lugar a su obra. Este planteamiento casa perfectamente con la cita que hoy os queremos plantear:

No hay obstáculos imposibles; sólo voluntades fuertes y débiles (Julio Verne)


Pulsa aquí para tuitear la frase

La constancia, la implicación y la aplicación de una metodología estudiada previamente puede dirimir entre éxito y fracaso. El espíritu positivista de Verne y de su contexto, pueden ser totalmente actuales. La fuerza de voluntad es un concepto universal que no entiende de contextos históricos. El que sabe cómo afrontar las adversidades y supera los obstáculos por muy complicados que estos sean, triunfará. Verne también nos decía que todo lo que un hombre puede imaginar, debe ser y será cumplido. La mentalidad es trascendental a la hora de superar situaciones adversas. Debemos hacernos nuestra esta máxima y aplicarla a nuestro día a día, ya que no hay éxito sin sacrificio.

 

Consigue Más de 100 Libros gratis

Suscríbete a nuestro newsletter por email y conseguirás Más de 100 Libros Gratis sobre Gestión de Proyectos, Innovación, Emprendimiento, Empresa, etc. directamente en tu correo


The following two tabs change content below.

LaboratorioTI

El Equipo del Laboratorio TI El Laboratorio de las TI
Si quieres saber más sobre nosotros mira en nuestra biografía

¿Te ha gustado? Pues sólo cuesta un Comentario. ¡Gracias por adelantado!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No te pierdas nada de lo que publiquemos…

Comparte lo que te gusta…

¡Síguenos en Twitter!



¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.203 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.203 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 15.203 suscriptores

Leer entrada anterior
acertar perder
Entre Fallar y Acertar, que no te cuenten milongas, lo segundo es lo primero.

No se sabe a ciencia cierta quién fue la primera persona que dijo esta vieja frase "entre el honor y...

Cerrar