Oct
16
2017

7 Cosillas de la Agilidad que todo el mundo supone y que suponen su fracaso

Tweet about this on Twitter97Share on LinkedIn171Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

Este artículo no te va a dejar indiferente o te va a encantar o lo vas a odiar. Es un artículo en contra de ciertos supuestos que se asocian con la Agilidad que para nada son sencillos ni fáciles de conseguir, pero parece que caen del cielo cuando uno decide ser ágil.

Acompáñame, no te vas a quedar indiferente, te lo aseguro.

naufragio

 

1
 
Equipos Autogestionados y motivados

Si me dieran 1cent cada vez que he leído o escuchado que el triunfo de la agilidad es tener equipos autogestionados y motivados ahora sería millonario.
Párate un momento, ¿en cascada si me dieran un equipo autogestionado y motivado no conseguiría el éxito?

Efectivamente, lo conseguiría también. Lo difícil aquí es CONSEGUIR un equipo autogestionado y motivado.

La gente piensa de forma feliz en la agilidad y que decir rápidamente “EquipoAutogestionadoYMotivado” es una especie de conjuro que hace aparecer un equipo perfecto y que se ponga a currar para tí.

No, no y no.

¿No?

 

¿Quieres llevar tus Proyectos a otro nivel?

En tu mano tendrás 15 Lecciones sobre liderazgo, equipo, motivación, planificación, éxito,... extraídas de Juego de Tronos y explicadas de forma sencilla y práctica.
¿Las vas a dejar escapar? ¡Quiero ser el mejor! ¡Quiero ser la mejor!
¡Las quiero!

¡NO!

Conseguir tener equipos preparados exige selección de las personas adecuadas, exige dedicación y exige integración en esa cultura. Todo esto lleva tiempo y todo el mundo no puede trabajar de esta forma.

Por eso, conseguirlo no es tan sencillo ni tan evidente como leerás en toda la literatura, presentaciones, keynotes, webinars, etc.

Conseguir equipos autogestionados y motivados cuesta.

 

2
 
Los Proveedores están comprometidos con el objetivo

Este tema es un tema que me molesta especialmente. Parece que vivimos en un mundo feliz, perfecto, ideal donde todo el mundo jura el juramento hipocrático y con ello es imposible fallar.

¿Te fías del carpintero que te está haciendo los muebles o compruebas que va bien? ¿Vas a la tienda a comprar un televisor y le dices al dependiente “el que tu quieras majo”? ¿Dejas que tu operadora de telefonía te ponga la tarifa que ella quiera?

Are you crazy???

Hay proveedores que de verdad te aconsejan y te ayudan, y saben lo que hacen, pero hay otros que se suman a la moda de la agilidad porque es lo que toca. Si tienes la suerte de seleccionar a los primeros, por casualidad o por elección, ¡bien! pero como te toquen los otros vas a perder el presupuesto sí o sí.

Por eso, hay que establecer formas de controlar lo que se hace, si señores y señoras, el ser humano es de esa naturaleza de seres en los que si no te preocupas porque haga las cosas bien, no es capaz de hacer lo que se espera de él salvo en muy honrosas excepciones y/o tras largo trabajo (leer de nuevo el primer punto de equipo automotivados y autogestionados). Esto no va de que te fías, cierras los ojos y todo sale bien a la primera.

Hay que medir lo que se hace, comprobar como vamos.

¿Fiscalizar? No, estar encima vigilante si.

¿Medir todo? No, medir todo no, medir lo justo y necesario, pero medir.

No hay dos proveedores iguales. Los hay similares y los hay buenos y malos.

¿Qué hacemos? ¿Nos esperamos a que dilapiden el presupuesto y conformarnos con perderlo?

No, hay que vigilar, ver que se hace y si no nos convence, preguntar.

Como bien decía Deming, sólo creo en Dios, todos los demás traigan datos.

 

3
 
La Agilidad se abraza de un día para otro

No hay nada, ninguna metodología, ninguna herramienta, ninguna métrica, ningún lo que sea, por mucho que alguien te lo venda, que se pueda usar al día siguiente de comprarla.

Todo necesita un tiempo para que empiece a funcionar. Todo necesita un periodo de adaptación, de aprendizaje, de absorción por parte de la compañía hasta que funciona de forma correcta.

Cualquiera que te venga que el viernes le compras la agilidad y que el lunes estás usándola te está engañando. Pero lo peor no es eso, lo peor es que tú sabes que te está engañando y te dejas engañar para ver como el lunes te estrellas con todo el equipo.

La culpa es tuya y solo tuya.

Todo cambio cultural, como necesita la agilidad para funcionar, exige un cambio profundo y todos los cambios profundos necesitan tiempo.

Merece la pena el cambio, pero seamos realistas y aceptemos el coste, tanto en dinero como en tiempo.

 

4
 
La cultura no importa

Sí, no me refiero a la cultura general en la sociedad. La agilidad conlleva una cultura nueva, una forma nueva de hacer las cosas.

Esa cultura nueva (como bien decía Deming) debe fluir desde la dirección hasta calar al último operario (léase programador o desarrollador o tester o business owner o product owner o project manager o program manager o …). Porque sino, como decía Drucker, la cultura se come a la estrategia para desayunar.

El cambio cultural es el más profundo, pero a la vez, sin ese cambio, casi ninguno de los beneficios de la agilidad podrán ser aprovechados. La dirección debe apoyar el cambio y mostrarlo con el ejemplo y el resto asumirlo como algo inevitable a abrazar.

Negocio debe involucrarse en los desarrollos como Product Owner, definiendo el roadmap de los productos, etc. debe apoyar directamente a los equipos de desarrollo. Si el negocio no entiende eso y lo interioriza, estamos perdidos, porque volveremos a desarrollar software que no les sirve para nada.

 

5
 
No hay un coste de la inversión al comienzo

Sólo en tiempo en explicarle a la gente algo tan sencillo como qué es Scrum, qué es un Scrum Master, qué es un Product Owner, qué es un Sprint y qué es una Historia de Usuario, ya exige un gasto en formación / capacitación.

Cambiar la estructura interna de la empresa para reflejar ese cambio cultural supone otro gasto. Recibir asesoría externa. Los primeros intentos de llevar a cabo la agilidad que fallarán por lo que contarán como gastos.

Sólo con persistencia, insistencia y tesón se alcanzará el objetivo final. Todos estos gastos ya habrán quedado atrás, parecerán cosa del pasado, pero habrá que aprovisionar los fondos necesarios y tenerlo en cuenta en el presupuesto.

Vamos a tener que emplear parte de nuestro presupuesto en ello. No lo olvidemos y volvamos al mundo feliz donde las cosas no cuestan nada.

Nada es gratis.

 

6
 
El dinero no importa solo el Time to Market

Es una cuestión muy interesante porque me recuerda mucho a cuando vas a comprar una cocina y te dicen, por el precio no te preocupes tu diseña la cocina de tus sueños. Lo siento, pero mis sueños son caros y no me los puedo permitir (por lo menos por ahora 🙂 ).

Todos tenemos restricciones en lo que queremos: presupuesto, tiempo, negocio, etc.

Casi siempre que nos venden una mejora con la agilidad nos indican que el time to market mejora, es decir el tiempo desde que concebimos la idea de una necesidad para negocio hasta que esa necesidad está implantada y se está utilizando en producción. Es innegable que esto es una ventaja, pero lo es dependiendo del coste. Te pongo un ejemplo sencillo: es como si pidieras un coche y te entregan un mercedes cuando tu te hubieras conformado con un utilitario.

El coste cuenta.

Y es tan así que cuando alguien elude hablar de él, se te activa el sentido arácnido de spiderman avisándote de que algo raro pasa.

El coste cuenta.

 

7
 
Puedes hacerlo tu sólo sin ayuda

Todavía Ikea no ha desarrollado un kit, como dicen en inglés DIY (Do It Yourself), preparado para montar la agilidad en tu empresa en un fin de semana, empezando un viernes y amaneciendo el lunes con una empresa plenamente ágil (relee el punto 3 si tienes más dudas).

Hay que formar a la gente, hay que seleccionar las herramientas adecuadas, hay que adaptar las herramientas a la situación de la compañía, hay que obrar un cambio cultura, hay que … para todo ello, salvo que seas la excepción a la regla, necesitas ayuda externa.

En mi caso asesoro a algunas empresas grandes para que comprueben con datos objetivos los beneficios que obtienen con la agilidad o si están avanzando o no. Si ellos necesitan ayuda tu también. No necesitarás la misma ayuda, pero ellos con los recursos con los que cuentan la necesitan, así que en empresas más pequeñas más todavía.

El camino es duro, pero no hay que hacerlo solo.

 

Ahora a por la Agilidad


Espero que estas 7 cosillas te ayuden a implantar con éxito la agilidad en tu empresa y no te dejes llevar por falso brillos prometiendo oro y riquezas.

Si tienes algún supuesto más que añadir a la lista, compártelo con todos en un comentario. ¡Gracias!

 

Consigue Más de 100 Libros gratis

Suscríbete a nuestro newsletter por email y conseguirás Más de 100 Libros Gratis sobre Gestión de Proyectos, Innovación, Emprendimiento, Empresa, etc. directamente en tu correo

Tweet about this on Twitter97Share on LinkedIn171Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

The following two tabs change content below.
Te Ayudo a Dirigir tus Proyectos al Éxito. Sólo puedes ir más rápido, juntos podemos ir más lejos ¿Conectamos?

7 Comentarios+ Escribir Comentario

  • Quizás, tu mejor artículo desde hace tiempo.

    También hay que decir, que la mayoría de estos supuestos son auto-engaño. Un experto en agilidad, te señalará todos estos puntos, no te engañará. El problema está en los que se tiran a este mundo sin acompañamiento, o los pseudo-profesionales que proliferan en cualquier materia nueva que se pone de moda.

    • Por una parte gracias Jose y por la otra me pondré las pilas en los próximos.

      El auto-engaño es lo peor porque claramente te dicen cosas que no se pueden cumplir y te las dicen porque uno mismo las pide. Así que cada uno saque sus propias conclusiones.

      Gracias por tu aporte!

      • Hola.
        En mi opinión hay parte de autoengaño, parte de exceso de publicidad-moda y parte de exageración de algunos gurús y libros, que venden los éxitos, pero no los esfuerzos, ni los tiempos necesarios para lograrlos.
        En general, como dice Julián, todo necesita un cambio cultural y, cuando hay problemas, tendemos a volver a los comportamientos anteriores.
        La agilidad no es una panacea, no es una solución automática… ni gratuita.
        Siempre he dicho que para que la agilidad sea un éxito se necesita una madurez que no se da en la mayoría de los equipos y organizaciones que he visto.
        La buen noticia es que si te tomas en serio la agilidad puedes lograr la madurez.

  • Gracias por concientizar, no existen herramientas milagrosas, siempre se tendrá que dar una gran dedicación para lograr los objetivos.

  • Es muy cierto, no puedes aplicar una metodología de la noche a la mañana, solo hay que tener cuidado con esos que piensan que ha de tardar toda la vida la implementación…y al final es una excusa solo para no adaptarse al cambio.Gracias Julián por compartir…

  • […] Ahora a por la Agilidad […]

¿Te ha gustado? Pues sólo cuesta un Comentario. ¡Gracias por adelantado!

No te pierdas nada de lo que publiquemos…

Comparte lo que te gusta…

¡Síguenos en Twitter!



¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 14.575 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 14.575 suscriptores

¡Síguenos por email!

Recibe nuestro contenido exclusivo para suscriptores: Más de 100 Libros gratuitos, notificaciones de nuevo contenido, ventajas, etc.

Únete a otros 14.575 suscriptores

Leer entrada anterior
piramide
Vídeo del Viernes: ¿Construyeron las pirámides los extraterrestres?

No lo niegues, seguro que habrás escuchado o leído esta teoría en alguna ocasión. Las pirámides fueron creadas por extraterrestres....

Cerrar